USAID Y FEDISAL PRESENTAN ESTUDIO SOBRE COSTOS DE LA DESERCIÓN ESCOLAR EN EL SALVADOR

2020-02-19T09:33:25+00:00 By |

El costo total neto para el Estado por la deserción escolar se estima en $297.40 millones acumulados en un periodo de 42 años ($7.1 millones anuales)

La deserción escolar es una problemática a nivel país, pues genera costos a largo plazo en el ciclo de vida de la persona, limitando su desarrollo futuro, así como costos a la sociedad y al Estado. Por esa razón, USAID El Salvador, a través de su Proyecto Educación para la Niñez y Juventud (ECYP), y la Fundación para la Educación Integral Salvadoreña (FEDISAL) realizaron la presentación del estudio: “Costos de la Deserción Escolar en El Salvador”.

El propósito principal del estudio es presentar el impacto que genera la deserción, en los costos a largo plazo en el ciclo de vida de la persona, limitando su desarrollo futuro, así como costos a la sociedad y al Estado. Según el estudio los niveles de deserción son más altos a nivel de Tercer ciclo y Educación Media, niveles de superación claves para abrir oportunidades futuras a las personas en el ámbito de la educación superior, mercado laboral y calidad de vida futura.

En el año 2018 ECYP publicó el artículo “Causas de la Deserción Escolar en El Salvador”, en este se desarrolla un análisis descriptivo de la tendencia del abandono del sistema escolar en el país en los últimos años y sus principales causas. Asimismo, explica los efectos relacionados al entorno que viven los estudiantes dentro de las escuelas y sus comunidades. En ese sentido, se desataca la importancia de fortalecer los ambientes seguros para el aprendizaje y la contribución que se hace desde las acciones del Proyecto Educación para la Niñez y Juventud financiado por USAID. El artículo precisó que a medida se alcance mayores grados de escolaridad mayor es la propensión a desertar.  La matrícula a nivel de Bachillerato es considerablemente menor de los que aprueban el 9° grado del año anterior.

El estudio “Costos de la Deserción Escolar en El Salvador”, presentado por la Licda. Diana Contreras, estima el flujo de ingresos futuros para una persona que desertó y su diferencia entre quienes finalizaron sus estudios. Un estudiante que desertó en Tercer Ciclo percibirá (en su ciclo productivo) un estimado de $36,923.04 menos en concepto de ingresos. Alguien que abandona sin finalizar la educación media percibirá un estimado de $18,572.40 menos en comparación a quienes culminan el bachillerato.

Hay evidencia que los costos son superiores a los ahorros que generaría el Estado por no continuar invirtiendo en la educación de las personas que abandonan el sistema educativo. Se obtendría un ahorro estimado de $57.1 millones por no continuar invirtiendo en la educación de la cantidad de desertores a 2018.

Durante el evento de presentación del estudio, se realizó un panel de discusión, en el que participaron los ponentes: Héctor Quiteño, Director Ejecutivo de FEDISAL; Helga Cuéllar, Directora de Estudios de FUSADES El Salvador, y Gonzalo Aguilar, Economista.

Los participantes del panel de discusión comentaron acerca de que la probabilidad de laborar en el mercado informal aumenta a medida que los estudiantes abandonan la escuela en un nivel más temprano. Además, concluyeron que quienes desertan tienen mayor probabilidad de encontrarse en situación de pobreza relativa y pobreza absoluta.